Almería y el cine
Por Pedro 0

Almería y el cine

Si hay lago en el mundo, más allá del encanto particular de esta ciudad, que ha conseguido poner a Almería en boca de todos, sin duda alguna eso ha sido el cine. Ya no solo la capital, sino toda la provincia ha servido como escenario para innumerables producciones tanto nacionales como internacionales. De hecho, cuentan hasta con su propia oficina provincial de cine. Si te encanta el cine y adoras Almería, este es el post que estabas buscando. 

Desierto de Tabernas

Es uno de los pocos terrenos desérticos que podrás encontrar en territorio español. Es por eso por lo que el mundo del cine empezó a hacerse eco de él hace muchos años. Más allá de sus dos ramblas más utilizadas, la de Lanújar y la del Cautivo, el desierto mantiene decorados intactos que te trasladan a poblados del Oeste. Allí, se han rodado producciones como El bulevar del ron (1971), Las aventuras del barón Munchausen (1988), Hable con ella (2002), Los Dalton contra Lucky luke (2004) o la serie Reina de Espadas (2002).

Los Albaricoques, Níjar

Junto con el desierto de Tabernas, es uno de los lugares predilectos para la grabación de películas ambientadas en la época western. De hecho, hasta las calles del pueblo reciben nombre de actores como Sergio Leonne o Clint Eastwood. ¿Sabías que allí se produjo la grabación del duelo final de La muerte tiene un precio (1965)? También, se han grabado otras películas como Por un puñado de dólares (1964), El día de la ira (1967), Los cuatro salvajes (1967) o El Cóndor (1970).

La Alcazaba

Dio su saltó más internacional con la producción de la serie de Juego de Tronos, pero su fama, venía labrándose desde mucho antes. Este histórico edificio sirvió por primera vez como escenario para la grabación de la película Cleopatra en 1963. A partir de ahí, empezaron a llegar tanto producciones nacionales como internacionales. Entre ellas, destacan Wonder Woman (1984), Conan el Bárbaro (1982), Indiana Jones y la última cruzada (1989) o Me has hecho perder el juicio (1973).

Mónsul y Genoveses, Níjar

Si no es el cine, las habrás visto en fotos, porque estas dos playas son auténticas reliquias de la costa almeriense. El territorio que abarca desde la playa de los Genoveses hasta el Mónsul ha sido en repetidas ocasiones escenario para algunas producciones cinematográficas.  Entre ellas, destacan Simbad y el ojo del tigre (1977), El hombre que perdió su sombra (1991), El viento y el León (1977) o Las cosas del querer (1989). También allí, el cantante David Bisbal rodó el videoclip de su primer single, Ave María.

Playa del Mónsul Almería y el cine

Sierra de Alhamilla y el Paraje El Chorrillo

Aunque su fama ya viene consolidad por las películas grabadas allí durante el siglo XX, es uno de los lugares que más está atrayendo a las producciones de este siglo. Hace unos años, se grabaron películas como El halcón y la presa (1966) o ¡Qué viene Valdez! (1971). Pero, a partir de los años 2000, se han grabado producciones como la serie Penny Dreadful (2016) o el rodaje de unas cuantas escenas para Juego de Tronos en el año 2015, donde necesitaron congregar a centenares de figurantes.

Carboneras y la playa del Algarrobico

El pueblo de Carboneras es una estampa en sí. Así que el mundo del séptimo arte no podía quedarse de brazos cruzados ante su belleza. Por allí, han pasado artistas de la talla de John Lennon, José Sacristán, David Lean y Jack Hawkins. Algunas de las películas que se han grabado allí son Lawrende de arabiaEl pájaro de la felicidad (1993) Sexy Beast (2000) o Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013).  Esta última, está ambientada en la época en la que Lennon vino a grabar a estas tierras, así que además de conocer la Almería de la actualidad, conocerás la Almería del pasado.

La Chanca-Pescadería, Almería

Se trata de un barrio de pescadores que se mantiene casi intacto desde que apareció en la ciudad. Su tradicionalismo atrae a artistas de todas las partes del mundo para utilizar sus calles como escenario de sus producciones. Entre algunas de las producciones grabadas allí, se encuentra Oiel pour Oeil (1957), El reportero (1975), Marco Antonio y Cleopatra (1973) o Deep Web.

Minas de Rodalquilar

Por último, pese al abandono por parte de la administración, la minas de oro de Rodalquilar se mantienen casi como en antaño. Por ello, desde siempre la planta de Denver y alrededores ha sido utilizado por directores de cine para grabar parte de sus películas. Entre ellas, encontramos Guerreros del sol (1986), El misterio de Wells (2003) o Una razón para vivir y una para morir (1972).

Ahora que ya sabes que Almería ha servido tantas veces de escenario para películas, tú puedes pasar a ser el protagonista de la tuya conociendo estos escenarios, ¿a qué esperas?